Los vinos Lorce surgen en Campo de Borja, región del noreste de España, al sur de los Montes Pirineos y cerca de otras famosas regiones vinícolas. Este es el reino de la Garnacha, la uva que mejor se adapta a nuestro clima extremo. La Garnacha es una superviviente capaz de disfrutar por igual de un caluroso día veraniego y una posterior noche heladora, manteniendo así toda su frescura, aromas salvajes e intenso sabor.

 

Estos vinos son creados por Miguel Merino Navajas y su amigo Roberto Pérez en el pequeño pueblo de Ainzón.

Lorce El proyecto

La Garnacha es la reina de Campo de Borja, y la uva que mejor se adapta a este clima y su suelo. Lorce Garnacha es un vino monovarietal hecho sólo con esta uva y sin nada de roble: tan sólo fruta. Las cepas están plantadas a una altitud de 450-700 metros en las terrazas del río Huecha, afluente del Ebro, en suelos pedregosos de composición arcillo-ferrosa y de gran drenaje. Las viñas se encuentran muy cerca del Monte Moncayo, cuyas frescas brisas juegan un papel fundamental en la frescura de nuestros vinos.

 

Las uvas fueron cosechadas en la segunda semana de octubre mediante vendimia mecánica para recoger así la fruta en su mejor momento, evitando las horas más calurosas del día. El mosto fermentó en depósitos de acero inoxidable a temperatura controlada (la Garnacha debe fermentar a baja temperatura para mantener su frescor y su fruta). No hemos querido que el roble de las barricas interfiriese; en cuanto la fermentación terminó, el vino fue rápidamente trasegado a depósitos de hormigón, donde reposó durante varias semanas para asentarse y suavizarse, con varias trasiegas para mantenerlo además limpio y fresco.

 

Siente toda la fruta de la Garnacha. Encontrarás aromas a frambuesas, fresas, moras y especias. También algún tono láctico. Su nariz salvaje te enganchará, y luego podrás ver qué diferente es en boca. Mucho más serio y redondo, domado. Un vino perfecto para disfrutar con todo tipo de aperitivos, platos de pasta, comidas exóticas, ensaladas, quesos y parrilladas.

Lorce Garnacha

Gracias a su potencial aromático, la Garnacha siempre ha sido seleccionada para elaborar los mejores rosados en España. Elaborar un vino rosado requiere pensar rápido. Tienes que prestar atención a tus depósitos, a su color y aromas, no parar de catarlos y, cuando sea el momento exacto, trasegar el mosto y dejarlo fermentar por su cuenta, sin hollejos, guardando su frescor y delicada nariz.

 

Las uvas fueron recogidas durante la segunda semana de octubre mediante vendimia mecánica para cosechar la fruta justo en su mejor momento, evitando las horas más cálidas del día. Tras una corta maceración con las pieles de las uvas, el mosto fue trasegado a depósitos de acero inoxidable donde fermentó a baja temperatura para mantener así toda la fruta y aromas florales, su frescura y acidez.

 

El resultado es un vino rosado vibrante, fresco y elegante, perfecto para tomar con ensaladas, pasta, arroces, pescados y mariscos, comidas exóticas y aperitivos.

Lorce Rosado Garnacha

Las uvas con las que elaboramos nuestro Lorce Old Vines proceden de viñedos plantados en los años 40 a la mayor altitud de la región de Campo de Borja. Las cepas resisten en suelos pobres y pedregosos cercanos al Monte Moncayo, cuyos vientos juegan un papel fundamental en la frescura de nuestros vinos. La vendimia tuvo lugar en la primera semana de octubre y fue realizada a mano. Las uvas fermentaron en depósitos de acero inoxidable a una temperatura controlada de 28ºC. Después el vino fue trasegado a barricas de roble francés, donde ha realizado la fermentación maloláctica para descansar después durante ocho meses.

 

Lorce Old Vines Garnacha es un vino poderoso, vibrante y equilibrado. Su paso por roble le ha ayudado a desarrollar toda su fruta, y el tiempo en botella lo ha redondeado y suavizado. Un vino largo y muy expresivo, ideal para servir con todo tipo de carnes, quesos y comidas exóticas.

Lorce Old Vines Garnacha